sábado, 31 de diciembre de 2016

Ya es bien sabido por todos que estas épocas festivas no suelen ser de mi agrado, y aunque hemos superado ya la gran mayoría de ellas queda alguna en la que suele destilarse una exagerada y fingida felicidad, y es cuanto menos preocupante que nos esforcemos por serlo (o aparentarlo) tan sólo unos días al año.

Siento si mis palabras desentonan con el ambiente festivo de esta velada pero como suelen decirme no soy muy de responder a tópicos y típicos, así que en esta ocasión no puede ser diferente y mi forma de celebrar esta festividad dista bastante de lo esperado. 

Sólo aquellos que me conocen bien de cerca saben que me esfuerzo por cumplir aquello que les ilusiona pero si no veo necesidad de ello prefiero refugiarme en mis atípicos placeres y dejar que la velada pase, porque yo busco ser feliz día a día, e igualmente en este día (o noche) existen motivos para serlo o no serlo.

Me alegro por todos aquellos que disfrutan de una sincera compañía en esta noche, por los que se miran entre el bullicio de las calles y se hablan con ello, por los que descuidados por ojos ajenos se acarician en un gesto de complicidad, por la ilusión de los que esperan un año mejor que el que dejamos atrás, y por la gente genuina que sigue trabajando por sus objetivos.

Yo he tenido que renunciar a mucho por mis anhelo y sigo sorprendiéndome por la incomprensión de quien no admite mi felicidad, sigo creyendo que el día 8, el 13 o el 22 puede ser iguales o mejores que el 31 y que una fecha puede convertirse en especial si alguien se esmera.

No os pondré mi balance del año porque no creo que os resulte demasiado interesante, ni definiré propósitos concretos que a la mayoría se nos quedan en el tintero, sólo cerraré los ojos mientras el griterío de la celebración me llega en la distancia e imaginaré todos esos momentos que me han hecho sonreír sintiendo que la felicidad es posible, no como estado perpetuo, sino compuesto precisamente de instantes que vale la pena recordar.

Cuando a punto de llegar a casa me llamas, cuando sonríes ilusionado aunque ya lo sepas todo, cuando me buscas entre la gente sabiendo que me verás, cuando recorremos tiendas y mas tiendas en busca de un imposible que después se presenta por si solo, las sorpresas que sabes que acertarás, un beso con los ojos cerrados, una caricia repetitiva que es nueva cada vez, cuando me miras y me siento bonita, especial, única, cuando pones a prueba mi entrega, cuando reconoces mi esfuerzo, un t'estimo sentido e inesperado, un beso en la mano que provoca nuestra sonrisa, los permisos previamente sol·licitados, las confesiones que resultan ser una tontería, el amor entre sabanas revueltas, Tu aroma a mi alrededor, Tu voz que juega con mis emociones, sueños inquietos que culminan con Tu contacto, paseos mientras embobada te miro, los nervios en mi estomago cuando pronuncias mi nombre, cuando te ríes de lo mal que uso vuestra forma de hablar, cuando aún te sorprendes de como me integro, cuando soñamos despiertos, cuando parecemos creer que será posible, cuando todas las horas no son suficientes, cuando bromeas con mis gestos, cuando me pillas y me encanta, cuando lo hipotético es real, ser reposo en Tu juego, esa mirada previa que no quiero saber que significa pero me encanta saberlo, cuando despiertas y no quieres marcharte, cuando acoges mis pies fríos, cuando no estás y me abrazo a Tu aroma, esperarte y esperarte demostrando asi mi paciencia y amor, poder decirte que t'estimo sin que te suene mal,  peli y mantita, recortar los días que quedan para verte, construir palabras, sentir que por fin todo encaja, no ser capaz de acabar nunca de enumerar instantes...

Ese es mi deseo, instantes, muchos, todos, míos, Tuyos, nuestros...




viernes, 30 de diciembre de 2016


Debe ser este sentimiento extraño mío que me acompaña durante todo el día y que acrecienta a medida que el nuevo año se acerca.

Quizás motivado por el desconocimiento de los acontecimientos que vayan a llegar, por ese temor que se hace mayor cuanto más claro tengo que algo va a ocurrir, confieso que hoy paso de necesitar acurrucarme para dormir durante largo rato sin pensar, a desear unos mimos o sexo sin contemplaciones.

Dejaremos que los deseos de quien gobierna mi vida dibuje lo que vendrá, pues seguro que sabrá que es lo que más me conviene.

Feliz noche a todos

jueves, 29 de diciembre de 2016


Nada es necesario que Tus palabras enuncien,
una leve mirada expresa el anhelo
y envuelve la estancia con gemidos ahogados,
mientras los cuerpos ya dispuestos
se entrelazan en contenidas ansias.

Tenues roces en el rostro elevan mi mirada
y con ella al observarte mi sumisión se expande,
sin alcanzar mis temores a invadirme,
en la agitada respiración de mi pecho

Aquí y ahora, llegó el tan deseado instante,
como un lienzo en blanco mi cuerpo
cincelado con cuerdas y cuero,
obra de un valor incalculable
con Tus manos creando.

Formulación de inequívocos cálculos
cuando el tempo enuncia sus muestras,
se expresa en dolor y excitación 
sin limites antes anunciados.

Aquí y ahora, todo de ti lo reclamo,
mantra que en mi mente no cesa
para obtener de alimento Tu orgullo,
y abandonada a las desdibujadas sensaciones
te descubro de nuevo en mi calma.


miércoles, 28 de diciembre de 2016


Estoy leyendo una trilogía que, aunque llegó a mis manos por casualidad, por una decisión completamente arbitraria y en cierta forma absurda, una vez empecé su lectura me ha costado dejarla de lado, no sólo porque la temática me resulta atrayente, sino sobretodo por la forma en que la autora consigue meterte en la historia y hacerte partícipe de todas las escenas creando sensaciones y pensamientos obligatorios respecto a lo que acontece.

No quiero hacer publicidad gratuita, no se trata de eso, en este caso, pero si quiero compartir con vosotros algo que me ha resultado muy familiar y que creo que todos los que nos atrevemos a hacer realidad nuestros deseos o fantasías internas sufrimos en mayor o menor medida.

Dependerá de la abertura de mente de cada uno, pero siempre que nos enfrentamos a algo nuevo, desconocido y que no puede conocerse el riesgo real la sensación de descontrol suele aparecer, pero en el caso que viene a mi mente resulta aún mucho más curioso.

Me refiero a, como en el caso que describe el párrafo de la imagen, cuando te hallas inmersa por completo en esa situación y te resulta en ese preciso instante completamente maravilloso, no hay temor, no hay más que serenidad y gozo, te sientes libre en ese instante y lugar, nada mas importa, pierdes incluso la noción del tiempo y de esa realidad que hasta entonces habías conocido, pero cuando te alejas de ese instante y vuelves a la conocida realidad te sientes superada, no comprendes a donde te lleva todo eso y surgen un millón de preguntas que no tienen respuesta, o que, mejor dicho, aún no las conoces.

Confieso que yo pasé por esa época, y es realmente complicada salir de esos pensamientos, pero como todo en la vida acaba pasando, para bien o para mal. Si eres capaz de sobreponerte, de no dar rienda suelta a tus miedos y puedes mirar con cierta objetividad llegas a ver que ante esa situación hay dos únicas opciones: continuas plantando cara al miedo o abandonas.

Ni una opción ni otra es la acertada, para cada persona es distinto, dependiendo de si el miedo es debido al simple desconocimiento y desconcierto o porque realmente nos enfrentamos a algo que no va con nosotros pero que la curiosidad o las circunstancias nos han abocado.

El mundo de la sumisión puede ser mágico, puede causarte en ese instante en que te sometes a alguien un placer inmenso pero cuando te alejas de ese instante puede ser realmente peligroso si no se trata con muchos respeto y quien se enfrenta a ello no está convenientemente abrigado por una persona que comprenda lo que conlleva un nivel de entrega tan elevado.

Cuando una sumisa se somete siente una gran responsabilidad, ama a quien se entrega, cumpliría cualquiera que fuera su deseo y con ello es inmensamente feliz, pero por mucho que la literatura se empeñe en mostrar una sumisión constante es simplemente imposible, física e intelectualmente, y cuando esa intensidad se desvanece la soledad y el miedo les toman el relevo y hay que saber también de su existencia.

Esa dependencia puede ser bella o muy destructiva y por eso hay tanto dolor entre las personas que se han visto inmersas en este mundo sin haber tenido la fortuna de ser abrigadas por un buen dominante.

Creo no equivocarme al afirmar que todos los que nos hemos acercado a este mundo por deseo o porque las circunstancias nos han llevado, hemos experimentado la desazón del después, la decadencia emocional y el sentimiento de abandono.

Muchas veces no es real pero hay que darse cuenta de como se siente, uno mismo y junto al Dominante para que esa sensación no sea la respuesta a la entrega, porque es lo más negativo que puede obtenerse de un acto de entrega tan bello.

Quien no se ha preguntado...¿que coño estoy haciendo? ¿estoy loca?¿debería alejarme' ¿porque me gusta y lo odio a la vez? ¿porque yo? ¿porque no entiendo nada? ¿que me sucede?

Yo he pasado por ello, creo que es una etapa de las muchas que se viven y os recomiendo sinceridad, con vosotros mismos y con el Dominante que guía vuestros pasos porque lo importante es estar seguro de que se trata simplemente de una etapa de aceptación y no de un habito destructivo por no ser capaces de afrontar la realidad, sea cual sea.

Animo a aquellos que se encuentren inmersos en esa desazón a exteriorizarlo, a hablarlo con sinceridad pero también a no pensar en demasía, a tratar de simplificar y dejar que el tiempo nos lleve al lugar que será el nuestro, sin empecinarnos en que deba ser de un modo determinado.

Este fragmento me ha llevado a ese instante y a las emociones que ya casi tenia olvidadas, porque si, llega un momento en que el vínculo, la comprensión, y la aceptación de uno mismo te lleva a disfrutar antes, durante y después.

lunes, 26 de diciembre de 2016



Hace ya muchos días que no escribo, apenas he tenido tiempo libre y el poco que he tenido lo he dedicado a otros temas que reclaman mi atención más inmediata, así que he tenido este rincón un poco descuidado pero hoy que he encontrado un ratito de tranquilidad y que el día es especial en si mismo siento la necesidad de reflexionar y dejar constancia de estos pensamientos que creo te concede la edad.

Cada vez comprendo menos lo que me rodea, me siento extraña entre los míos, pero en vez de preocuparme simplemente entiendo esta rareza como parte de mi particularidad y llego incluso a tener la osadía de sentirme orgullosa por ella.

Quizás sea porque he encontrado al compañero de viaje perfecto en mi vida, pues hace que esas rarezas adquieran un componente positivo y me anima a continuar descubriéndome a mi misma sin temor, a experimentar aquello que me hace feliz y a retarme a mi misma para continuar mejorando.

Parece que menos cosas me indignen, pero no es así, simplemente me doy cuenta de que el tiempo que pierdo dedicándoselo a ello no vuelve a mí y se lo robo a quien realmente lo aprecia, y por ello, dejo en la indiferencia a aquello sobre lo que no puedo actuar y sólo me crea desazón.

Creo que el secreto es no tener miedo al rechazo que nos hace tambalearnos entre deseos ajenos, convirtiendo nuestros actos en un vaivén emocional y físico. Al principio sientes que en todo instante estás en la cuerda floja, miras abajo y tan sólo hay vacío, pero cuando olvidas todo lo que temes y miras al frente, allí donde quieres ir, se difumina el entorno y un punto fijo aparece ante tu mirada, haciendo que tus pasos sean mas firmes y certeros.

Hay muchas cosas en mi que no me agradan, características de mi personalidad por mejorar y hábitos adquiridos que no son favorables para mi, y día a día debo trabajar esa inseguridad mía que hace que en algunos instantes sea incapaz incluso de ver con objetividad.

No sé si os ocurre lo mismo pero cuando algo importante se presenta ante mi me siento muy pequeñina, y me parece que no seré capaz de enfrentarme, dejándome amedrentar por el temor, pero una vez empiezo voy viendo que no era para tanto, y poco a poco si no se cede se adquiere la habilidad necesaria para llegar a superarlo.

Tengo la sensación de que se presenta ante mí un año de crecimiento personal, de desafío y emociones intensas. Sólo pido poder continuar el camino de Su mano, disfrutar juntos de los pequeños detalles y que no perdamos nunca nuestra particular forma de entender la vida.

Gracias mi Señor por la oportunidad que a diario me ofreces, por esos detalles infinitos, por cuidarme como nadie ha sabido y por permitirme tener ilusiones renovadas cada día, y también por esos regalos especiales en este día especial.  



sábado, 3 de diciembre de 2016

Quizás sea porque nunca tengo bastante de aquello que me gusta y, aunque deba trabajar la contención de mis ansias, hoy las muestro porque mi Señor las conoce y no sería sincera si ocultara que deseo ser usada por Él, que quiero sentirme invadida, llena de Él y orgullosa de estar expuesta y ofrecida.

viernes, 2 de diciembre de 2016



Observo Tu ciudad sabiendo que pronto llegaras a casa y repaso mentalmente mientras miro por la ventana las horas previas, los días que me han llevado hasta este momento y reconozco muchas emociones vividas, no todas positivas, pero vuelvo a verte en todos y cada uno de los instantes a mi lado, tirando del carro, apoyándome e incluso haciéndome reaccionar con una buena regañina cuando mi mal hacer me llevaba de nuevo a un lugar indeseado.

Podría quejarme de aquello que no me satisface, de lo que no me ha salido bien pero lo que veo al mirar por esa ventana que se abre ante mis ojos hace que sólo sienta agradecimiento, por tantísimo como tengo y sobretodo porque Tu, mi Señor, haces posible que ésta sea mi mirada, que todo cuanto vivo esté siempre bajo Tu misma mirada porque nunca estás lejos.

Permíteme continuar emborrachándome de Ti, de ese privilegio de amarte en mi servicio.

Gracias mi Señor

martes, 22 de noviembre de 2016

Hoy día lluvioso y frío en que tenemos mucho que celebrar desconozco cuáles serán Tus deseos mas pienso que no te vendría mal el descanso con un buen servicio que cumpliera con Tu querer y disfrutará con ello, así que, por si lo deseas te dejo la idea que pasa por mi loca cabecita...

Tan sólo di mi nombre y estaré a Tus pies...de mientras...dulces sueños mi Señor!!



miércoles, 16 de noviembre de 2016



Solemos tener la manía de maquillar aquello que queremos decir por temor a resultar demasiado abruptos, por temer que se puedan enfadar con nosotros si la sinceridad llega a secas, pero me pregunto hoy si hay otra forma de decirlo que no sea directamente...

No quiero decir que hayamos de ser maleducados, aunque haya quien entienda la claridad como tal, ni que mostremos acritud en nuestras palabras pero creo que la firmeza al expresarnos no está reñida con la comprensión ante quien la reciba.

Por eso creo que dicen que la verdad duele, porque duele, pero todo lo que sea darle vueltas o no ser suficientemente claros puede significar que el mensaje no llegue convenientemente y pierda toda eficacia.

Yo soy la primera que ante la sinceridad solía pensar un, como se dice en mi tierra, NO CAL, y me quedaba perdida en el dolor de esas palabras que consideraba bruscas de más, pero después de estar al otro lado, de repetirme y repetirme y comprobar que de nada sirve, porque una vez lleva a dos, dos a diez, diez a cincuenta y así, si quisiera, hasta el infinito, acabo teniendo que decirlo claramente si pretendo que surja efecto, aún a riesgo de que se me enfaden.

Confieso que sigue costándome cuando me dicen las cosas por su nombre, a nadie le resulta de agrado oír lo que muchas veces es necesario, pero cansada también de dobleces prefiero aunque duela que me digan la verdad, su verdad.

Puedo estar o no de acuerdo, puedo o no actuar al respecto pero por lo menos tengo claro aquello que opinan y, si es digno de mi confianza, valorar esas palabras como algo que tener en cuenta.

Tengo la sensación de haber perdido mucho tiempo para llegar al mismo sitio en que ahora me encuentro, pero imagino que quise dar la oportunidad que hoy sé absurda.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Cuántas veces habremos dicho que la sumisa necesita de cuidados y que una de las funciones del Amo es precisamente la de cuidar a su sierva. Yo soy la primera que ante cualquier mínimo problema acudo a su refugio, abuso de su confianza y me descargo entre sus brazos.

Resulta muy cómodo saber que cuentas con una persona que en todo momento te escucha, que siempre velará por lo mejor para ti y que siendo importante para Él puedes confiar completamente.

Pero a veces tengo la sensación de que movida por el egoísmo personal no es suficiente la atención que yo le presto y que muchas veces deja de expresarme sus temores, sus preocupaciones y muchas de aquellas cosas que Él necesitaría volcar en mí por no añadir más leña al fuego y aunque mi deseo es conocerlo todo y servirle para todo prima mi bienestar al suyo propio.

Creo que no soy la única que se aprovecha de esta particularidad, de los cuidados que los Amos disfrutan de concedernos pero creo que estos nos llevan en ocasiones a una visión demasiado centrada en nosotras mismas perdiendo una parte esencial de nuestro cometido.

Soy consciente que hay momentos y momentos, que en ocasiones nos vemos inmersos en problemas que ofuscan por completo nuestros días, pero personalmente no quiero que me sirva de excusa para dejar de lado mis obligaciones, esas que hacen que todo por cuanto trabajo tenga sentido.

Tengo la sensación de que últimamente he pecado de ello y a parte de pedir disculpas a mi Señor, que en realidad por si solas de poco sirven, procuraré ser a diario más consciente de ello y no acaparar tanta atención, que al final no me hace ningún bien y dejó mucho de ganar.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Después del también puede haber otro que sea distinto e ir hilando, dejando que todo fluya y nos lleve a otro lugar que aún no tenemos definido para que después venga otro o quizás para quedarnos en ese mismo, como dices Tú... depende...

Que tal éste?

viernes, 11 de noviembre de 2016

Es cierto que quizás tengamos cierto componente masoquista o como me gusta decirlo a mí, somos capaces de sentir placer en ciertas prácticas que pueden suponer algo dolorosas, pero también es cierto que a parte de nuestra resistencia solemos ser, y perdonadme por generalizar de este modo, personas muy sensibles, y quizás por ello vemos y sentimos más de lo habitual.

Esa sensibilidad conocida únicamente por aquellos que nos conocen a fondo y ante los que mostramos nuestra flaqueza suele jugarnos también malas pasadas y, en ocasiones, sentimos la necesidad imperiosa de ser cuidadas, protegidas, diría más bien sobreprotegidas y aunque otros lo verían como debilidad yo lo veo cómo parte de esta entrega, de pertenecer a Alguien y saber que en Sus brazos podemos sentir esa seguridad que fuera de ellos a veces se tambalea.

Yo adoro sentirme pequeñita mientras Él simplemente me muestra su protección...

Hoy es uno de esos días de debilidad interior y deseo profundamente Su cobijo... será o no, y como su sierva acojo con agrado lo que estime oportuno pero éste es mi anhelo...

miércoles, 9 de noviembre de 2016

A veces la espera parece imposible, crees que no podrás superarla, y en cuanto dejas de pensar en ella como algo a superar y la entiendes como algo necesario durante la cual puedes también obtener beneficios ves como el tiempo pasa rápido y, prácticamente sin darte cuenta, tienes ahí aquello que tanto anhelabas.

Como todo creo que es cuestión de descentralizar, dejar de focalizar nuestros esfuerzos en un punto concreto y ampliar nuestra visión para aprovecharnos de su entorno y dejar que ese punto se acerque por si mismo.

La paciencia, indispensable en todo ser, y muchísimos más para sumis@s.

martes, 8 de noviembre de 2016

Hace ya unos cuantos días que no escribo porque aunque son muchas cosas las que siento la mayoría no son aptas para todos los públicos, ni siquiera creo que sea conveniente pensarlas pero es esa realidad a la que ahora me enfrento.

Quizás para evadirme un poco de la realidad o también porque me haría un poquito de falta viene a mi anhelo la entrega de variadas formas y mudo esos indeseables pensamientos por esos otros que me hacen sentir mejor conmigo misma.

Dejaré hoy aquí una imagen que me ha transportado a uno de esos instantes, dulce en apariencia pero perversa en su interior...mmmmmmm...lo deseas mi Señor?




martes, 1 de noviembre de 2016

A veces quisiera ser distinta, ser capaz de mirar hacia otro lado, de dejar de luchar por aquello que creo y aceptar lo que viene impuesto aunque no lo crea justo.

A veces quisiera olvidar quien soy y que siento para dejarme llevar por la corriente, dejar de sentir y simplemente que el curso me lleve como veo a muchos pasar.

Quisiera poder decir sí cuando así lo dicen y no cuando sea lo contrario, que el tiempo pase y poco a poco me haga olvidar de mi misma, de esa locura mía que me enfrenta a batallas que jamás podría ganar.

Me gustaría dejar de ver esos monstruos que portamos en nuestro interior, esas otras caras que no se muestran pero que sin querer alimentamos, pues quien se encuentra al margen parece más a salvo.

A veces quisiera recuperar el tiempo perdido en guerras que tan sólo mis heridas recuerdan, y el mundo aplica inmensos esfuerzos por borrar unas huellas como si no hubieran existido.

Y en todo ese caos de luchas con pocos logros recuerdo que fui yo la elegida, que quizás todas esas luchas con sus batallas perdidas, esta mirada sangrante que no olvida, esa incansable búsqueda de mi misma, ese caminar errante que no cesa y todas esas perdidas del camino son, precisamente, lo que me hace serlo.

Y me niego a retroceder lo sufrido, y me niego a portar más peso sobre mis espaldas, pues en el último aliento en este estúpido mundo quiero poder decir que fui fiel a mi esencia, aunque pocos la entendieran, aunque todos la negaran, y quiero morir desgastada por mis luchas aunque sólo gane media.

A veces quiera dejar de ser quien soy pero de inmediato recuerdo que soy precisamente quien quiero ser.

lunes, 31 de octubre de 2016

En este pequeño rincón en que nunca faltan los sentimientos hoy traigo la mezcla entre la rabia y el desconsuelo que todos en algún momento hemos sentido con ese otro sentimiento que cada vez que me llega me sobrecoge, que es la complicidad y la confianza.

No olvido los primeros porque me ayudan a mantenerme firme pero me quedo con estos últimos que me permiten continuar siendo quien soy y disfrutando de esta puñetera vida que se muestra tan extraña que en ocasiones la odio y otras me envuelve de la máxima ternura de la que es posible.



miércoles, 26 de octubre de 2016

No me digas, mi Señor, por favor,
ocúpate de lo tuyo sin prestarme atención,
hasta que llegue a mí el sosiego, a Tus pies,
olvida las lágrimas que derramaré, no les prestes atención,
pues tan sólo responden al dolor de mi corazón.

Estoy cansada mi Señor, necesito Tu refugio,
ver que cuento contigo mas que el reclamo no es tal.

Dices que soy fuerte pero hoy no lo siento,
dices que debo creer y en Tu palabra confío
por eso acudo al único lugar donde nada temo,
y me olvido de quién me obligan a ser,
mas que contigo no soy.

Por favor, mi Señor, no me digas nada,
por favor, mi Señor, sólo déjame servir, déjame servirte.

martes, 25 de octubre de 2016

Nada hay como la protección de quien te considera suya, como de forma automática te cuida y te aleja de todo aquello que puede dañarte, porque mucho tiempo ha velado por hacerte suya, por dotarte de una educación acordé con sus anhelos y porque un bien al que considera preciado no puede despreciarse.

En ocasiones y sobre todo recientemente me cuesta reconocer ese valor, quisiera poder ser mejor y me convenzo, quizás erróneamente, de que no es suficiente, porque me olvido en ocasiones de que mi percepción de la perfección no se corresponde con la realidad personal de quien me posee.

No suele ser demasiado frecuente que necesite de esos cuidados extremos porque, aunque sumisa, soy autosuficiente y capaz de gobernarme sin demasiados problemas, pero en ocasiones, mi Señor me sorprende mostrando esa protección que, aunque antes me parecía reflejo de mi debilidad, ahora aprecio como un símbolo de la gran estima que mi Señor siente hacia mí.

Nunca me acostumbré a que velen así por mí, pero ahí precisamente reside la emoción de descubrirlo nuevamente cada vez que surge.

lunes, 24 de octubre de 2016

Siento como si estuviese siendo inspeccionada, como si debiese estar lista para la revista y todo debiese estar en su lugar. Esa incertidumbre y emoción me tiene los sentidos consumidos y mantiene mi ánimo elevado y a salvo de las inclemencias, haciendo que el día obtenga un gran atractivo y el resto carezca de importancia.

Y luego hay quien se atreve a resaltar la negatividad de la D/s mientras yo cada vez le veo más beneficios...

viernes, 21 de octubre de 2016

Simplemente....me gusta....

jueves, 20 de octubre de 2016

Me contempla como si supiera de mi deseo, como si entendiera lo que anhela mi cuerpo y lo que mi pensamiento oculta. Parece que se cele de mis intenciones y curiosa se pregunte a quien espero, aunque creo que ya lo sabe pero se hace la loca porque me quiere toda para ella.

Confieso que me gusta jugar poniéndola celosa, disfruto imaginándola mirándome mientras me poseen, sabiendo que su orgullo no le permitirá confesar su querer y observa desde su refugio toda indignada.

Es una lucha que tiene perdida y lo sabe, más insiste en su actitud desafiante, en portar esa máscara que cree la aleja mas sólo lo deja aún mucho más patente y me resulta irresistible todo ese esfuerzo.

Mientras continúo en mis trece, postrada, esperando, ofrecida para quien sabe que puede poseerme porque ya le pertenezco...

miércoles, 19 de octubre de 2016

Esos pies fríos enredados con los Tuyos, las veces que hemos compartido los secretos más profundos y cuando, sin saber como, mis defectos salen a la luz y me siento indefensa y a la vez segura, confiada de que no pasará nada, que puedo mostrarme cómo soy y en tu rostro no hay duda, no hay temor, no me cuestionas ni me juzgas, tan solo esperas a que sea yo la que muestre sin vergüenza mis vergüenzas y fluye y me sorprendo contándotelo y, cuando creo que no está bien, cuando un mínimo atisbo de temor aparece, un sincero sentimiento fluye y vuelve a mí la incomprensión, se escapa a toda lógica y debo decirme de nuevo: "ya lo sabes dana es atípico y ahí reside su belleza" y es entonces cuando no sé expresarlo, cuando me quedo sin palabras y la emoción brota de mis ojos.

Esos besos con los ojos cerrados a pesar de saber que deseas que te mire, pero es tal la emoción que me embarga que debo esforzarme por mantenerlos abierto en la pasión, y viene a mi mente una y otra vez: mírame dana mírame!... y es lo que más deseo, mirarte, no dejar de hacerlo, observarte, perderme en Tus gestos, aprender de ellos y poder complacerte sin que nada me digas.

Esas risas que de la nada escapan, en cualquier momento, ante cualquier instante, restando importancia a lo que parece tenerla y dándosela a lo que parecería ausente para comprender que todo depende de los ojos con que se mire, porque Tú eres capaz de simplificar cualquiera de mis pesadillas y hacerme soñar con el menor de los detalles.

Esos millones de segundos que vuelan sin compasión para dejarme siempre con ganas de más y ofrecerme en su vertiginosa huida el sabor de unos labios entreabiertos, razón de mi perdición.

Esas ansias apenas contenidas...
Esa piel temblorosa a Tu lado...
Ese sinfín de sueños por cumplir y la promesa nunca hecha de hacerlos realidad.

martes, 11 de octubre de 2016



Lo siento, lo siento, bueno no, no lo siento...hoy me apetecen muchísimos unos azotitos ricos, soy una niña caprichosa en busca de su merecido, aunque como no será posible y de serlo lo merecido no sería como yo lo imagino mejor me quedo tranquilita, como una buena chica y espero a que mi Señor desee concedérmelos porque seguro que así ambos los disfrutamos...

Buscarlos por medios inapropiados no suele tener un buen final...digotelo yo!

lunes, 10 de octubre de 2016

Siempre me han sorprendido aquellas personas que se permiten disfrutar de sus pasiones, siempre he envidiado a los que olvidándose de temores y prejuicios luchan por hacer realidad sus sueños, por más disparatados que parezcan y, por varias circunstancias de la vida a las que ahora tengo mucho que agradecer, me encuentro sorprendida por la posibilidad que se me presenta de disfrutar a mí de mis atípicos sueños, y cuando me veo cómo si de un reflejo en el espejo se tratase siento esa misma envidia hasta que la realidad me zarandea.

Creo que el truco está en no pensar y sólo sentir, para que la cabeza no condicione aquello que puede gozarse sabiendo que a nadie hace mal y si en cambio tiene mucho por ofrecer.

domingo, 9 de octubre de 2016

No veo tan sólo un sexo expuesto, veo una actitud sumisa deseosa de entregarse, mucho tiempo de espera previa, la contención de las ansias, la superación de las inseguridades, el anhelo de complacer, la incertidumbre cedida y una promesa hecha realidad.

Veo mucho pero aún siento mucho más!!!

viernes, 7 de octubre de 2016

Evidentemente no es una práctica únicamente D/s, pero si es cierto que aquellos que sentimos la sumisión, ver nuestra mirada por debajo de nuestro Dueño, sentir esa protección, esa atención nos hace enloquecer de pasión y ternura.

Me encanta cuando combina la firmeza, cuando deja caer algún que otro azote, usa mi boca a su ritmo, me tira del pelo o alguna bofetada suave marca mi rostro, combinado con aquella dulzura que me hace sentir importante y cuidada, esas caricias en mi cara, cuando enreda mi pelo entre sus dedos, cuando me mira con deseo y amor, cuando me besa y abraza satisfecho.

Confieso que sólo esa mirada inicial mientras desnuda su sexo lentamente, y sin mediar palabras me dice que me desea postrada ante Él ya me prepara para desearle y, para sentir el abrigo de su dominación mientras me esmero en darle placer.

Le observo y anhelo darle un buen servicio...

jueves, 6 de octubre de 2016

Parece mentira el poder de Tu voz, siendo el reflejo de Tus actos previos y vista con la perspectiva que da el tiempo hoy aquello que temo se convierte en fantasía, y las sensaciones ante una sola palabra han servido para estar toda la noche sintiendo el nervio y la emoción a partes iguales.

Me he despertado en varios instantes, sintiendo la humedad entre mis piernas y lo primero que venia a mi mente para acrecentar mas mi deseo era Tu voz mencionando la posibilidad de merecer un correctivo mientras rehuía de ello sabiendo la realidad. Esa palabra "correctivo" dicho así, con esa cadencia, con ese tono, con esa voz me pone nerviosa, muy muy nerviosa y hasta creo desearlo pero justo en ese instante me digo: "¿que haces dana, estas loca?, sé que no me gustan los correctivos, evidente ¿verdad? pero si me gusta fantasear con la idea, si disfruto al saber que Tu también puedes desearlo y nos unimos en esa sensación de Amo y sumisa. 

¿Medio en broma?, ¿en serio del todo?, no lo sé, no lo quiero saber, porque esa sensación de la incertidumbre también me gusta, me enloquece de placer y supongo que, aunque a modo de suplica te dijera que me ponía nerviosa, he estado toda la noche repitiéndomelo con Tu voz y volviendo a disfrutar ese corto instante, en el que nada pasó pero, a la vez, todo se activó.

Antes pensaba que esto no era normal, bueno, un poquito raro si es, la verdad, pero esa rareza me encanta, veo que es real, que puedo sentirla y que Tu, al otro lado, la disfrutas tanto como yo, y hasta sueltas risotadas cuando la loquita expresa como se siente, así, sin tapujos, con la naturalidad que me concede la confianza en Ti.

Ains por favor...que barbaridad...y que calentuca me tendrás hasta...hasta....¿hasta cuando?....jooooo....tampoco lo sé, y también me gusta....

¿como puede una sola palabra enmascarar tantas sensaciones? ¿como desata mis pasiones mas ocultas? ¿como me deja indefensa ante Ti con esa rapidez?

Sin escapar de la realidad, de eso que ahora tengo que acometer seguiré, sin duda, viajando a cada poco a ese instante, breve, fugaz, pero muy muy intenso...


miércoles, 5 de octubre de 2016

Soy una trastillo, no puedo negarlo, y por eso cuando alguna de mis "trapillerias" surgen, no puedo evitar ver esa mirada en mi Señor que me dice que por ahí no voy bien, y acto seguido esa sensación, esa casi necesidad de postrarme y ser aleccionada.

No me siento orgullosa de mis trastadas pero si de ser capaz de acoger esos correctivos como necesarios y deseados para continuar avanzando.

domingo, 2 de octubre de 2016

Hay señales que te dicen algo pero solo a ti, aunque los demás no sepan de qué va y te vienen lo recuerdos a invadir, de todo aquello vivido, y te deleitas observándolo aunque en realidad no estés viendo lo que tienes delante...

Verdad mi Señor?

sábado, 1 de octubre de 2016

Es un simple gesto pero lo necesito, debo recuperarme de las sensaciones que mi día a día me confiere que me hacen sentir alejada de mi misma, insegura y poco valorada y soy consciente que por ello estoy reclamando más atención de lo normal, debiendo refrenarme a la vez porque no quiero retroceder el camino ya avanzado.

Sé de mis deseos pero también sé que ser sumisa significa muchas veces dejar de lado esas querencias, hasta que sea mi Señor el que lo anhele, adquiriendo aún mucho más por lo mismo, pero no puedo negar que resulta difícil, que hay momentos en que gana mi egoísmo...

Eso me hace pensar en todos aquellos que reclaman sumisas perfectas, como robots programados ajenos a condicionantes y variantes, y eso amigos, es imposible, sino, por esa misma regla, ¿puede serlo el Dominante? ¿puede ofrecerle él todo, y digo todo, cuanto ella necesita?... imposible también.

No significa que nos escudemos en ello pero tampoco lo descuidemos.

Seguiré trabajando para no sentirme tan reclamona, pero hay tanto reproche y negatividad rodeándome que acudo a quien, por lo menos, cree en mí.

viernes, 30 de septiembre de 2016

martes, 27 de septiembre de 2016

Entre las dudas como cambiantes mareas
navego descuidando el timón que nadie guía,
pues son mis fuerzas para sujetarme
al primer cabo que tenga a mano,
con la vista nublada de lágrimas
por la impotencia de capitanes negados.

Olvidarme de las prisas y los reclamos
de las tareas que de nada sirven
cuando no hay nadie para apreciarlas,
siendo abocadas así al desprecio 
de quien las ejerce y las recibe.

Quizás en la quietud vuelva a encontrarme,
a la espera le reclamaré los versos perdidos
y esa ansía que ver en Ti anhelo,
cuando mi cuerpo ante Ti está desnudo.

Quiero privarme de mis deseos
y poder sentir así mi entrega
cuando el frío y calor en mi se unen
ante la incertidumbre de Tu mirada.

Y es así como afronto mis días,
miradas perdidas de desdén y prejuicios
fuera de la morada que me cobija,
y al regresar entre Tus brazos
es en Ti donde mis ansías se esfuman.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Aprovecho esa ausencia para descansar, o esa era, a priori, la única intención, pero debo confesar que la soledad a parte del descanso me está llevando al recuerdo, a repasar sin saber muy bien porque esas sensaciones que intuía pero que no he podido experimentar hasta que mi sumisión fue real, no tan solo una esencia guardada en secreto, sino que mi Señor me dió la oportunidad a pesar de ser, o así lo creo, el mayor desastrote de la galaxia, pero con tanto por darle que mi sumisión fue, es, real. 

Me emociono yo solita aquí, derramo lágrimas prohibidas porque las sensaciones no se contienen y pienso en mi Señor que hoy disfruta de su tiempo ajeno a mis incontrolables emociones.

Mi ansia está presente, no puedo negarlo, y disfruto sabiendo de mi entrega, mi impaciencia me lleva a viajar a esos instantes en que fue duramente castigada, y aprendí que ella solo es muestra de mi ambicioso deseo pero que debe ser convenientemente contenido para que mi cesión no fuese solo por ansias volcadas, sino consciente y cconvencida.

Me da por pensar en la suerte que he tenido, en lo que he tenido que sacrificar por conseguir ser yo misma y en el rechazo que, aun hoy, debo enfrentar, mostrandome segura de mis pasos, dejando claro que este es mi camino y tratando de disfrutar porque creo que es la única forma de que quien está conmigo lo haga también.

Sé que a través de estas palabras no seré capaz de llegar a emocionar porque precisaamente cuanto mas lo siento menos soy capaz de mostrar, me encierro en mi caparazoncito y egoistamente me lo quedo todo para mi...

Trato de volcar aquí un poquito porque no se si lo soportaré o la acabaré liando parda con todo esto cuanto tengo por dar...suerte que no está aqui hoy mi Señor porque quizás hoy Él tampoco podría contenerse y....uuuuuffff....mejor guardo silencio y le espero abrigada por cuanto me hace sentir.


miércoles, 21 de septiembre de 2016



A veces un quizás se convierte en un sueño, de inicio inalcanzable, pura fantasía para nuestro pensamiento, y ese quizás se aproxima cuando no desfallecemos en conseguir ese sueño. Un sueño real que crees no estar viviendo pero de todos modos te lanzas porque nada tienes que perder. Nuevos quizás aparecen en el camino y con ellos proyecciones de sueños por cumplir. 

No hace mucho que uno de ellos es real, o... ¿quizás aun esté soñando?...

Sea como sea no dejaré de disfrutarlo porque tiene cabida perfectamente en mi locura y aunque ojos ajenos se estremezcan por la incomprensión y el temor que sé infundado, es mucho lo que esperé a este quizás que asomó por casualidad.

Puede que sea ambiciosa de más o que necesite de esos sueños para dar el siguiente paso, aunque si me preguntáis cual es el que ahora albergo tampoco podría definirlo con claridad porque una nebulosa tapa mis metas, haciendo que de ese modo no toda mi atención se centre perdiendo el instante que me rodea pues deseo ir en su busca sin olvidar este ahora que no deja de ser mi quizás presente.

Pinceladas asoman, toman forma como una historia que se cuenta a nuestros niños, como una fantasía revelada antes de tiempo convirtiéndose en momentos de risa, en ilusiones por cumplir que se acercan sin fecha definida, pero están, parece que sean otras locuras mías, como tantas otras que en la lejanía lo parecían y hoy las gozo.

A pesar de la noche en vela es un día especial, no porque en realidad pase nada sino porque uno de esos quizás con los que fantaseo y me ilusiono, tomándomelo a veces a guasa y otros diciéndome un  "¿y porque no?, quien sabe...", se hace presente de algún modo y me hace ver que fueron otras las fantasías que hoy dejaron de serlo y que no puedo perder esa ilusión por conseguirlo, manteniendo viva la llama de la esperanza pero con ese sentido común que hace que no pierda de vista que un quizás no puede hacer sombra a todo cuanto es real.

Debo parecer muy críptica de nuevo en mi exposición, imagino caras de extrañeza o incluso de desdén pero también sé que con sólo el título, sin leer ninguna de estas desordenadas ideas ya habrá Alguien que sabrá a la perfección a lo que me refiero, no por el hecho en concreto sino por todo cuanto representa.

Lo mejor de mis quizás, de esas pequeñas tonterietas que día a día dan forma al sueño, es que son compartidas, y no hay nada mejor que encontrar un compañero de viaje que comprenda que me mueve y como hacerme disfrutar de cada etapa, para que no perdamos nada, y si llegamos...pues seguro que mas allá nos espera otro quizás, y sino, como suele decirse....que nos quiten lo bailao!


Feliz día! y...a por Mateín!

martes, 20 de septiembre de 2016

Es innegable mi deseo y necesidad de sentirme atada por mi Señor, que no por cualquier desalmado que se crea con derecho de gobernar mi cuerpo, en el sentido más estricto de la palabra y en ese otro más mental que me hace sentir unida, que me condiciona a Sus querencias y hace que mis anhelos sean reflejo de los Suyos.

Hoy he amanecido como si anoche me hubiera dejado durmiendo con mi collar, ese que es un poquito más ancho, lo suficiente para que con el paso de las horas se cree cierta incomodidad sin llegar a ser doloroso, y al pronto despertar la cadena hubiese mostrado que Él estaba justo al otro extremo, tensando para llevar mis labios junto a los Suyos en un beso de buenos días, cargados de emoción, con gran dominio y pasión.

Ya han pasado unas cuantas horas y sigo con esa sensación de posesión y esas tremendas ansias de que mire directamente a mis ojos y lea mi entrega.

Ojalá dure todo el día y nada ni nadie difumine esta emoción...

lunes, 19 de septiembre de 2016



Sigo igual o peor y creo que quizás hoy la excusa no sea mi temperatura corporal anormal sino mi necesidad de aislarme del dolor cercano, de las tensiones que se palpan en el ambiente y los miedos callados que por el mal augurio se evita hasta de pensamiento.

Necesito esa evasión que otorga el placer, ese sentimiento de compartir mi cuerpo y disfrutarlo con quien sabe todo de mi...

Aquí lo dejo... aquí me refugio...

domingo, 18 de septiembre de 2016

"Cuando olvidas lo que deseas es cuando encuentras lo que buscas..."

(de la película Deseo peligroso)

Siempre que las décimas de más acompañan mi cuerpo siento también el calor en mi sexo, y parece que todo me lleva a sumergirme en la lujuria y nada mejor que la fantasía de estar en las manos de mi Señor....

No sé lo que hoy deseará mi Señor pero no creo que la idea le disguste, aunque...veremos a ver...

A disfrutar del domingo!!!!

miércoles, 14 de septiembre de 2016



Ahora mismo, en este momento, quisiera encerrarme en la habitación, poner música de esa que a Ti tanto te gusta, cerrar mis ojos y dejar que mi mente viaje hasta Ti.

Sé que estás ocupado en tus quehaceres, que ni siquiera podrías darte cuenta de que estoy ahí contigo pero también sé que en cualquier instante yo también vendré a tu mente y, entonces, en ese segundo en que nuestros pensamientos se encuentren podré sentirlo, porque un escalofrío recorre mi cuerpo cuando ocurre y ese zarandeo sacude fuera todo lo que me rodea, me olvidó de aquello que me hace daño y sé que estoy a salvo.

Hay quien no comprende este momento que estoy viviendo, son capaces de darme lecciones de aquello que debería hacer, de cómo debería tomarme las cosas o, incluso, de todo lo que no debo hacer, y me canso de repetir que esa teoría ya me la sé, que llevo toda mi vida luchando contra ello pero que en nada se parece a un papel escrito, y que cuando estos sentimientos vuelven a ti de nuevo súplicas poderlo dejar atrás, pero no es posible, viene una y otra vez, en cualquier instante se presenta, te recuerda de que estás hecha, quién eres y porque sientes lo que sientes.

Sigo con todo aquello que debo hacer, aquí, ahora, enfrentándome al miedo pero a la vez, hay muchos hábitos que se ven alterados, son pequeñas cosas imperceptibles para los demás pero que suponen una gran carga y al mismo tiempo no puedo dejar de hacerlo porque sé que el mal podría ser peor, y sigo, y continuo, hora tras hora, día tras día , y siguen preguntando que me ocurre y siguen sin entender lo que ocupa mi pensamiento y ni siquiera yo soy capaz de describirlo. Sólo en sueños se presenta real , sólo mientras duermo me hallo indefensa y los fantasmas me recogen y me llevan a todo aquello que me quieren mostrar. No tengo muy claro si es para decirme que vigile o si es simplemente para volver a mostrarme el pasado dónde ya no tengo nada, donde jamás quiero volver.

Y es así como después de una larga jornada mi deseo se centra en Ti y no como una huida de aquello que me asusta sino porque sé que eres el único que conoces mi verdad, que eres el único que has visto como me afecta y juntos lo enfrentamos una y otra vez y por eso, sé que en esos pequeños instantes en que me encuentro contigo no me juzgas, sólo abrazas mi cuerpo, meces mi mente y me permite reconfortarme por unos instantes.

Aquí no hay nada más que Tú , que yo, mi Señor y su sierva, y en mi pensamiento sólo está la idea de complacerte, de ser yo misma, sabiendo que nada puede ocupar mi mente porque la necesito toda para Ti y así es cómo me libero, y por eso diré que hoy no, que permitan ese sueño interno qué contigo sí es posible.

Por favor, mi Señor, abrázame fuerte, no dejes que me escape, no dejes que me pierda, déjame esta noche ser Tuya como todas esas noches en las que se hizo realidad, en que fui sólo para Ti.

domingo, 11 de septiembre de 2016


Creo que todos hacemos las cosas con un objetivo en nuestra mente, y eso es imprescindible porque nos ayudan a mantenernos firmes en nuestro quehacer frente a las dificultades, pero pienso que esas metas deben ser únicamente personales, no podemos hacer las cosas esperando que los demás cumplan nuestras pretensiones, y menos cuando éstas no han sido expuestas con claridad de antemano, para que todos aquellos implicados sepan a que se exponen.

Demasiadas veces descubres la frustración en aquellos que nos rodean mientras se lamentan diciendo "no es lo que esperaba" "yo creía..." "yo pensaba..." y entre esos reniegos te asombras al atisbar un papel importante en esa escena a la que nadie te había invitado pero en la que se asumía.

Quizás esté atravesando un momento concreto en el que todos los subterfugios me escaman y esté más suspicaz y desconfiada que en otros momentos de mi vida, pero ya son demasiadas las veces en las que me he sentido embaucada y no me apetece en absoluto verme obligada a cumplir anhelos inciertos.

Todos podemos tener deseos e intenciones, sean más o menos extrañas, todos podemos querer hacer realidad nuestras propias fantasías, pero si son a costa de los demás deberíamos ser claros de inicio y así la posibilidad de encontrar a quien desee lo mismo que nosotros sería mas sencillo. De este modo se reducen considerablemente las ilusiones vanas y, con las cartas en la mesa, el juego es limpio.

De todos modos, creo que lo mejor es no tener pretensiones elevadas, hacer las cosas por nuestra satisfacción personal, disfrutando de las cosas pequeñas que componen un gran día, y dejarnos sorprender de esas agradables sorpresas que nos trae de vez en cuando la vida mientras luchamos por esas otras que nos dificultan nuestros pasos.

No me alargaré más pues creo que ya puse demasiado rollo pero como tampoco tengo pretensión ninguna a parte de dejar por escrito mi pensamiento aquí queda...

Que tengáis feliz velada.


sábado, 10 de septiembre de 2016

Permanezco con la mirada expectante mientras confío que Tu mano me acaricie, que digas con voz orgullosa esas palabras que toda sierva desea escuchar de quien guía sus pasos y te sientas reconfortado al tenerme ahí, junto a Ti, anhelante, ilusionada por esperar aunque sea el más mínimo gesto Tuyo.

Como adoro llevar Tu collar, sentirme asida a Tu mano y no saber que ocurrirá pero confiar en que será bueno, muy bueno...

Se acerca el momento de aquello que espero y no sé de que se trata...

viernes, 9 de septiembre de 2016

Imagino que habrá quien no le mueva en absoluto la imagen que a continuación comparto, pero para mi resulta completamente hipnótica. Me atrae la sencillez y el gran juego que da, en este caso, el espejo convenientemente ubicado.

De igual manera, las formas voluptuosas de tan entregada chica y la confianza y el disfrute de tan complacido chico hacen que el gif me resulte muy apetecible y la acostumbrada repetición de este tipo de imágenes no me resulte para nada tediosa.

Así que, como soy una buena chica, seré generosa y la compartiré para el disfrute de aquellos que posean la misma mirada.

Feliz viernes!

jueves, 8 de septiembre de 2016

Uno de esos días en que el deseo supera a los temores, en que fingir normalidad resulta mas complicado por el rubor marcado en mis mejillas y por esa sonrisa picara que se escapa de entre mis labios.

No será posible pero...¿Porque no dejar que fluya el deseo?...sin duda Alguien sabrá sacarle provecho...mmmmmm

martes, 6 de septiembre de 2016

Son días extraños, de esos que quisiera no hubieran llegado, pero ocurren y deben ser afrontados, aunque aun estoy decidiendo la manera de hacerlo.

En ocasiones pienso que lo mejor es enfrentarme directamente a mis emociones y plantarles cara pero después creo que sólo el tiempo y la rutina me darán de nuevo la ansiada serenidad y en eso estoy.

Cuando algo no tiene solución no se cómo se soluciona y pensar en ello sólo me introduce en una espiral de sensaciones en la que se resiente mi mente y parece que también mi cuerpo.

Es curioso cómo físicamente reaccionamos a las emociones, cuando en principio nada tiene que ver y sientes flaquear el cuerpo ante ellas, convirtiéndose no sólo en un malestar psicológico sino también físico.

Creo que el truco, en este caso, reside en continuar, en no escucharme y enfrascarme en cada momento en aquello que debo hacer para que mis quehaceres consuman mis temores.

Quizás sea huir pero una huida hacia delante porque lo que dejo atrás es demasiada carga para portarla, así que un paso tras otro me llevaran a permanecer en esa senda en la que ya hace tiempo pencontré mi paz y en la que, hallo mi seguridad para hacer frente, de un modo u otro, a lo indeseable de esta montaña rusa que es la vida.

Mantengo en mente mis pilares y no le permito a mi cuerpo rendirse por mucho que insista en mostrarme sus flaquezas, porque sé que son un punto de entrada para aquello que trata de invadirme.

Aquí estamos, en mi vista puesto aquello que gozo y tratando de dejar partes de mi atrás...

sábado, 20 de agosto de 2016

Cuando algo es sencillo se nota, no hay nada que enturbie, nada que deba insistirse ni justificarse, fluye, y te sorprende en su quietud.

Son infinitos los instantes que se dibujan sin buscarlos, pequeños, mágicos, llenándote de deseo, sintiendo que todo está bien, que a pesar de las piedras del camino todo irá bien.

Porque cuando algo funciona no hay que pensarlo, hay que vivirlo...

Y así, desde el primer rayito de luz hasta la mayor oscuridad de la noche...viviéndolo!

viernes, 19 de agosto de 2016

La vida son un montón de coincidencias entrelazadas de las cuales no conocemos sus entresijos.

Nos mezclamos con gente, con algunos ni siquiera hablamos, con otros cruzamos una mirada o unas pocas palabras, desconocemos el funcionamiento y, en ocasiones, ni somos conscientes de esa interacción, hasta que de repente algo que parece imposible se presenta para mostrarnos que hay mucho más de lo que en general creemos.

Cuando viajo por los sitios en los que antes no había estado y me cruzo con gente que coinciden en ese preciso instante me gusta imaginar sus vidas, las observo atentamente y dejo que me muestren algo de ellas porque aunque no lo vean en ese momento formo parte de su vida.

Dicen que tenemos ciertos vínculos pendientes y que en algún momento si estamos atentos podremos verlos cumplidos.

Podemos creer o no, pero cuando se presentan por mucho que los demás no vean y parezca una locura algo dentro nuestro nos empuja a continuar y se ve claro, como aquellos dibujos extraños con figuras escondidas que sólo aparecían con una forma determinada de mirar.

Quizás sea una mas de mis rarezas pero cuando la distancia desaparece y coincides con aquellos que hasta el momento eran anónimos comprendes que quizás haya muchos más, y entre ellos tú eres uno.

Permaneceré atenta porque hay mucho por ver y aprender, y quizás por compartir...

Cuando podría yo haber imaginado que tendría esos vínculos que hoy forman un especial lugar en mi vida?

Si me lo hubiera negado cuanto me habría perdido!!!

Seguidores

Visitantes

Con la tecnología de Blogger.

Chateando

Popular Posts

Lecturas